Inicio

  Ler en galego        

read in english

El grupo vigués Toysal pretende instalar en Teo (A Coruña) una planta de reciclaje para el tratamiento anual de unas 90.000 toneladas de residuos de origen animal, purines y lodos para la obtención de biogás y fertilizantes.

Prevista en la parroquia de Calo, en el espacio que anteriormente ocupó una mina a cielo abierto en Casalonga, se situaría a tan solo 400 metros de un núcleo de población y ocuparía unos 135.000 metros cuadrados, a menos de dos kilómetros de donde viven 4.000 personas y a unos seis de otras 50.000.

El vecindario, alarmado y resuelto a impedir por todos los medios legales la instalación, ha constituído una plataforma con la que intentar evitar la implantación de un proyecto que requiere de la autorización de la Xunta.

La solicitud de la empresa para instalar esta planta llegó la mediados de diciembre al Ayuntamiento de Teo, que tras requerir más detalles recibió el proyecto a finales de enero y el informe técnico en marzo. La administración local encargó otro informe, realizado por la empresa Habitaq, para comprobar el alcance de las actuaciones, posibles defectos y oportunidades.

La instalación se situaría en un lugar nada idóneo, acercado a núcleos de población poblados y cuya calidad de vida sería degradada. se producirán numerosos riesgos y afectaciones varias, tanto medioambientais como socieconómicas.

El proyecto, con una extensión equivalente a unos 14 campos de fútbol, prevé una balsa de 7.000 metros cúbicos de capacidad para almacenar los residuos, dos gasómetros para 1.000 metros cúbicos cada uno, un espacio para el lavado diario de un mínimo de 40 camiones que transportarían los residuos orgánicos y lodos a la planta o una nave de recepción de residuos de unos 2.000 metros cuadrados.

La instalación de esta planta tendría afectaciones sobre la salud, la calidad de las aguas de pozos, manantiales y arroyos o los olores. El olor va a ser pestilente varios kilómetros a la redonda y es obvio que todos estos residuos van a atraer gaviotas, ratas, insectos y la posibilidad de enfermedades, según contrastada información.

Al otro lado de esto, fueron las últimas modificaciones en la Lei do Solo en el año 2016 las que permiten que proyectos de este tipo puedan optar a situarse en suelos tan acercados a núcleos de población.

Entre las acciones más inminentes, hace falta preparar las alegaciones para presentar ante la Xunta, que es la administración de la que depende el permiso final.

Intentaremos desde la Plataforma explicar a la ciudadanía los riesgos y problemas que provocaría esta planta de reciclaje en Teo y en su entorno.

Ese es el objetivo de esta página.

 

Ver Folleto divulgativo